Deposito fiscal

El régimen de depósito fiscal hace a la referencia de la almacenación de mercancías procedentes del extranjero o bien de procedencia nacional en almacenes dedicados al depósito y que además estén autorizados por las Aduanas.

Este régimen se utiliza para posponer la elección del régimen de importación y permite a los particulares mantener almacenadas sus mercancías todo el tiempo que lo deseen, siempre y cuando tengan un contrato de almacenaje que los respalde y que además se pague por este servicio.

Las mercancías que se encuentren bajo depósito fiscal se pueden extraer en su totalidad o parcialmente para la importación pagando los impuestos y servicios acordados: de igual forma se pueden retornar al extranjero mediante tránsito interno. Se permite la comercialización de las mercancías en depósito.

IMPORTACIÓN Y EXPORTACIÓN

Se pueden importar definitivamente las mercancías en depósito si son de procedencia extranjera, al igual que la mercancía nacional puede exportarse definitivamente. Los particulares también pueden desistir del régimen y retornar al extranjero las mercancías extranjeras o reincorporar al mercado las mercancías de origen nacional. Las mercancías también pueden importarse temporalmente por empresas a través de programas IMMEX.

OPTIMIZACIÓN

Nuestros agentes ejecutivos le ofrecerán el mejor servicio personalizado de soluciones logísticas aéreas en base a la industria a la que pertenezca su mercancía, brindándole seguridad, tranquilidad y garantizando el correcto manejo de su producto.

Para poder revisar los productos que están autorizados y cuál es la cantidad permitida de los productos, visita la página de aduanas del SAT.

De igual forma está autorizado el depósito fiscal para los locales que se utilizan para exposiciones temporales e internacionales de mercancías y para las mercancías que serán sometidas a procesos de ensamble y fabricación de vehículos de empresas de la industria automotriz.